“Be My Guest Tour” Saxion: favoreciendo el diálogo intercultural

Saxion Hospitality Business School

*

Viajamos para conocer, para descubrir, para aprender. Dentro de las muchas experiencias que buscamos al cruzar nuestras fronteras (no únicamente las físicas, sino también las emocionales), la gastronomía juega un papel fundamental ante una cultura que muchas veces no es solo desconocida, sino que también inquieta nuestra zona de confort.

¿Pero qué ocurriría si la gastronomía fuera tan solo la excusa para poner a prueba nuestros prejuicios y nuestro nivel de aceptación? ¿Qué ocurriría si un plato o una forma de comer distinta a la que acostumbramos provocara una reflexión sobre nuestra propia identidad y la identidad del otro? ¿Cuál sería el resultado de esa reflexión, si además las normas sociales nos obligaran a reaccionar en contra de nuestros propios prejuicios?

Saxion Hospitality Business School, en Deventer (Países Bajos) acoge por tercer año consecutivo la iniciativa extracurricular ‘Be My Guest Tour’, creada en el año 2014 por Liesbeth Elshoud y Almudena González a petición de la cátedra de Ética y Ciudadanía Global y que fomenta el entendimiento entre distintas culturas presentes en nuestros estudiantes entorno al concepto de la hospitalidad y la fantástica excusa de la gastronomía. Y todo esto, sin tener que coger un avión.

El concepto es sencillo. Se trata de una serie de tres cenas durante las cuales los estudiantes tienen la oportunidad de ser anfitriones en su propia casa de un reducido grupo de compañeros de distintas nacionalidades. Tres cenas, tres noches diferentes y en grupos cuyos integrantes varían por velada. Los estudiantes pueden tener dos roles: a veces serán anfitriones y otras veces serán invitados, y en muchas ocasiones ni siquiera se conocerán entre ellos. Durante toda la noche, la cultura del lugar de origen del anfitrión es dominante, y el invitado deberá adaptarse a las diversas costumbres, maneras y ritos de una cultura que le es desconocida y que probablemente contradiga un conocimiento previo y muy probablemente estereotipado.

El estudiante anfitrión prepara una sencilla y tradicional cena de su lugar de origen para sus compañeros y establece las normas de comportamiento de acuerdo con su cultura. Por ejemplo, puede que en su país el uso de cubiertos no sea necesario, estableciendo la norma de comer con las manos. El uso de la hospitalidad como actividad recíproca alienta la capacidad de adaptación del huésped, que tal vez encuentre extraño e incluso incómodo salirse de sus propios hábitos pero que debe hacerlo al seguir los códigos sociales establecidos cuando se es invitado. Esta contradicción se enfrenta con sentido del humor, haciendo que las cenas se desarrollen en un ambiente distendido que favorece el acercamiento entre participantes.

Aparte de la posibilidad obvia de expandir el círculo social del estudiante, el objetivo primordial de esta iniciativa es provocar la reflexión sobre la cultura propia y del otro, en la que la hospitalidad, como forma de comunicación, se utiliza como herramienta de entendimiento del concepto de ciudadanía global. La hospitalidad favorece el diálogo entre culturas, estableciendo un entorno de confianza y reciprocidad entre interlocutores. Siguiendo esta idea, el anfitrión “habla” a través de su gastronomía, su cultura y sus costumbres; el huésped “escucha” haciendo uso de sus sentimientos, contradicciones y certezas. De la misma forma, el estudiante anfitrión luce con orgullo su origen en un entorno propio y seguro. Este orgullo es fácilmente reconocible por el invitado, que empatiza con él porque al fin y al cabo él también es poseedor de una cultura que reconoce como patrimonio propio. Al final de la noche, el estudiante ha realizado una reflexión que le lleva a un mejor conocimiento del otro. Ha sido valiente, se ha enfrentado a sus ideas preconcebidas, se ha acercado a lo desconocido y conoce mejor a su interlocutor.

Esta experiencia está especialmente dirigida a alumnos de los grados de Turismo, Hotelería y Facility Mangement, tanto holandeses como internacionales, procurando que la variedad de culturas esté en todo momento presente como forma de garantizar el intercambio de experiencias y el despertar de la curiosidad de nuestros estudiantes. En otras palabras, todo el mundo es bienvenido siempre y cuando quiera ser respetuosa parte activa. El éxito de anteriores ediciones y el interés de colegas de otras disciplinas nos permite pensar con optimismo en hacer esta propuesta extensible a las 24 facultades y programas de posgrado que conforman nuestra universidad.

Desde nuestra academia, creemos fervientemente en la necesidad de alentar la participación de nuestros estudiantes en el “Be My Guest Tour” como una forma de luchar contra la discriminación y la creación de estereotipos que empañan en ocasiones la convivencia en el aula. Su éxito queda recogido en el testimonio entusiasta de los estudiantes, que edición tras edición hablan de su experiencia como una forma de establecer puentes de unión y desarraigar costumbres lesivas para nuestra convivencia.

Si desde vuestra facultad queréis saber más sobre esta iniciativa, no dudéis en poneros en contacto con nosotros.

Almudena González

Saxion Hospitality Business School

Recommended Posts