Angelo Attanasio: «Vale la pena ampliar la gamificación a contenidos periodísticos»

Angelo Attanasio, es periodista y editor multimedia y forma parte de la revolución de la tecnología en el turismo. Su campo de trabajo es la innovación a través de las nuevas tecnologías
trabajando las áreas de newsgame y realidad virtual. Su objetivo es impulsar el periodismo inmersivo, haciendo vivir al usuario una experiencia real en la que sea partícipe del contenido con el
que juega.

En esta entrevista, Angelo, nos habla de su proyecto más actual: «Detrás del paraíso«. En él recrea viajes de manera interactiva en República Dominicana, Tailandia y Zanzíbar, mostrando al usuario la experiencia de conocer la cultura y rincones de los países, además de el lado menos favorecido y menos conocido por el turismo de masas.

¿En qué consiste el proyecto ‘Detrás del Paraíso’?

angelo-attanasio«Detrás del Paraíso» es un newsgame inmersivo e interactivo. A través de una experiencia en primera persona, los usuarios viajan a tres paraísos tropicales (República Dominicana, Tailandia y Zanzíbar) y experimentan los efectos del turismo de masas en el entorno social, cultural y medioambiental de esos países. Se publicó en español en agosto en la web de Eldiario.es en tres entregas semanales, cada una dedicada a un destino. Al final de cada viaje, el usuario logra una puntuación y, entre aquellos que enviaban su mail a través de un formulario, Eldiario.es sorteaba como premio una suscripción de socio al mismo diario.

Has viajado mucho como periodista freelance. ¿Qué dificultades encuentras a la hora de hacer reportajes en un país extranjero?

Generalmente las dificultades se han limitado a incomprensiones lingüísticas: ¡no siempre es fácil entender a un Masai cuando te habla en kiswajili! Por el resto, los viajes siempre han representado una ocasión de aprendizaje, de reconsideración de prejuicios de los que no siempre somos conscientes. Las culturas distintas a la propia son a menudo un espejo en el que nuestras convicciones se reflejan cuestionadas y puestas en entredicho. El viaje es para mí un ejercicio dialéctico.

¿Qué te inspiró a iniciar el proyecto ‘Detrás del Paraíso’?

Hace tiempo que me ocupo de cuestiones ligadas al turismo. El turismo es un generador de oportunidades, una actividad capaz de crear negocios y proporcionar puestos de trabajo; un elemento decisivo en el desarrollo económico de muchos países; un estímulo para proteger el ambiente y preservar las culturas y un importante canal para el diálogo intercultural. Sin embargo, la investigación y la experiencia en la gestión y el desarrollo del turismo también han identificado algunas cuestiones problemáticas -de carácter social, cultural, económico y ambiental-, que agotan los recursos humanos y económicos de esos mismos países, entrando a menudo en una espiral de explotación. Mi trabajo aspira a investigar y hurgar en estas contradicciones, a buscar los responsables de las situaciones más problemáticas y encontrar alternativas.

Trabajas en newsgame con proyectos muy innovadores. ¿Qué buscas con este tipo de formatos de noticia?

¡Considero el juego algo extremadamente serio! Todas las sociedades, de todos los tiempos y de todas las latitudes, han sentido la necesidad de expresar conocimientos, sentimientos y experiencias a través del juego. La gamificación ya hace años que se emplea en la educación y en la formación profesional, y creo que vale la pena ampliar su horizonte de aplicación a los contenidos periodísticos, ya que tiene un potencial enorme para involucrar a los usuarios en determinados temas que a primera vista podrían parecer difíciles. Además, la considero una herramienta privilegiada para llegar a esa franja de la sociedad, llamada de manera expeditiva millennials o nativos digitales, que generalmente está poco interesada por las formas clásicas en que se produce y consume el periodismo.

En ‘Detrás del Paraíso’ enseñas la ‘cara b’ de estos destinos paradisíacos. ¿Cuál es el objetivo de mostrarle a un viajero este tipo de destinos?

El objetivo de este proyecto es estimular el debate sobre el turismo de masas y sus consecuencias culturales, sociales, económicas y ambientales, de manera que los viajeros sean conscientes de sus acciones y actitudes y de otras formas más efectivas en que pueden contribuir a desarrollar realmente las zonas visitadas. El objetivo final es establecer y difundir el concepto de «ocio responsable», una dimensión de solidaridad de ocio y entretenimiento entendido como una experiencia social, comprometida y altruista.

También has trabajado en proyectos muy interesantes como «Derribando el muro digital» o «Connecting Africa». ¿Por qué hacer periodismo interactivo?

Me interesa explorar las potencias otorgadas por los medios digitales para construir historias inmersivas, que involucren al usuario y lo hagan sentir partícipe activo de una experiencia. No creo en la tecnología por la tecnología, sino que la veo como una herramienta para llegar a un público bombardeado por miles de inputs informativos. Hay una anécdota que suelo contar para explicar las potencialidades del periodismo utilizando nuevos formatos y plataformas digitales. Cuando en Estados Unidos, allá por la mitad del siglo XX, se empezaron a transmitir las previsiones metereológicas por televisión, había un hombre sentado detrás de un escritorio que las leía en cámara. O sea, lo seguía haciendo como se había hecho siempre por la radio. Pasaron varios años antes de que se empezara a explotar las posibilidades que el medio televisivo otorgaba, poniendo mapas, colores, animaciones, y todo esto permitió hacer entender mejor a la audiencia qué pasaba sobre sus cabezas. Bien, creo que estamos en una época de transición parecida y que no se han explotado todas las posibilidades que brinda el mundo digital. Pero al mismo tiempo, poder experimentar y buscar nuevos géneros y nuevas narrativas para aplicar al periodismo en esta época es, aún con sus dificultades y contradicciones, muy interesante.

¿Te planteas incluir aspectos más innovadores en tus reportajes? ¿Realidad virtual, tal vez?

Sí, con realidad virtual y vídeos 360. De hecho, con los compañeros del colectivo fotográfico RUIDO Photo, que se han encargado de la producción gráfica de «Detrás del Paraíso», hemos realizado varios vídeos 360 en todos los destinos donde hemos trabajado, que Eldiario.es ha publicado en sus redes sociales. Los vídeos 360 son una ventana privilegiada a mundos lejanos y distintos; sin embargo, creo que de momento tienen un alcance limitado. Haciendo un símil con la lingüística, creo que los vídeos 360 son palabras muy bonitas, pero que les falta todavía la sintaxis adecuada para construir relatos con ellas. Pero estoy seguro de que, cuando se logre, conoceremos una manera realmente innovadora de contar y experimentar historias.

Por tu experiencia, ¿qué consejo le darías a la comunidad de viajeros de minube para contribuir a un turismo más sostenible?

Lo único que intentaría proponer es que se borre el concepto de “hacer turismo” y se aprenda el de “viajar”. Es una diferencia sustancial.

Recent Posts